lunes, 21 de mayo de 2012

Exposición "Miradas Cruzadas" en el Museo Thyssen-Bornemisza

.
Con motivo del 20 aniversario del Museo thyssen-Bornemisza, que se cumple el 8 de octubre de este año, se ha puesto en marcha una serie de proyectos para conmemorar su apertura. Entre ellos el ciclo < Miradas Cruzadas > del que en esta ocasión presentamos Rostros y manos: pintura germánica antigua y moderna, segundo capítulo de la serie. La intención de estas rigurosas instalaciones, cuyo germen son las colecciones del Museo, es incentivar en nuestros visitantes un juego de conexiones y divergencias entre obras de distintas épocas y estilos.



Si entre los artistas que se reúnen en esta reducida exposición existe un denominador común, además del área geográica, éste es sin duda el retrato, un género que se consolidó con fuerza en la tradición. Claras y convincentes resultan al espectador, en sus combinaciones cromáticas y compositivas, las imágenes del anónimo alemán del siglo xv, de Barthel Beham (1502-1540), de Lucas Cranach el Joven (1515-1586), y de Otto Dix (1891-1969). Similitudes que también se perciben en las representaciones que nos ofrecen Christoph Amberger (c. 1505-1561/1562) y Christian Schad (1894-1982) con meditadas puestas en escena. La propuesta, formulada desde una obra maestra de Alberto Durero (1471-1528), a la que se suman los óleos de Max Beckmann (1884-1950) y Oskar Kokoschka (1886-1980), pone en evidencia la personalidad y fortaleza del gesto consagrado, en esta ocasión, a las manos.