domingo, 20 de mayo de 2012

Día de la música 2012

.
No hay mayor rebeldía contra el destino que asumirlo en su totalidad. Y el Día de la Música 2012 asume el suyo, de pe a pa. Lo hace porque asume el riesgo de apostar por la calidad con un cartel sólido y coherente de nombres con el carpe diem a todo trapo. Un cartel a la altura de lo que merece y exige el Festival de referencia en una gran ciudad como Madrid. Un cartel en el que son todos los que están, bien porque marcan el hoy, el mañana que empieza ya mismo o el ayer que nunca se ha ido. Y son todos los que están porque elDía de la Música 2012 no apuesta por ese tipo de ?headliner? que acapara el poder y los focos, dejando al resto del programa a oscuras. No es su ideología. Prefiere funcionar como una constelación con multitud de estrellas repartidas por sus escenarios, del primero al último, en la que todas brillan y ninguna juega la carta del relleno.

Con 22 artistas internacionales de entre todos los participantes presentando sus últimos trabajos discográficos y 11 de ellos debutando en directo en Madrid (7 de los cuales también lo harán así en España). Cuestión de principios, que ponemos en práctica sin complejos ni fundamentalismos, sin ataduras de estilo, geográficas o generacionales. Por eso no hará falta moverse de sitio para pasar, sin solución de continuidad, del krautpop al rockabilly, o lo que es lo mismo, de unos residentes en Barcelona vía Asturias y Argentina a un hijo de Oklahoma. Ni tampoco habrá que cambiar de silla para disfrutar de una realidad emergente y dublinesa de 29 años y a continuación, sin solución de continuidad, de un maestro texano de 61. Así entendemos y nos gusta la música, y lo asumimos en su totalidad. No hay mayor rebeldía.
EL FESTIVAL (2): Y NO SOLO MÚSICA, PERO ASUMIDO EN SU TOTALIDAD



Hasta ahora Madrid no había podido seguir la carrera de otras ciudades y contar con un festival alternativo que aspirase a estrenos de trabajos discográficos, a nuevas bandas que van a ser referencia, a bandas locales que de una vez optan a ser vistas fuera de casa, a grupos consolidados de los que sobre todo nos interesa su directo. En ese sentido, disponer de un espacio como Matadero Madrid desde el 2009, en evolución, y que desde el 2011 programa en continuo con nuevas sedes que se incorporan año tras año, ha sido y es clave para la consolidación del festival Día de la Música. Localizado el espacio y decidida la línea de programación a la medida del recinto y el aforo, nos queda tratar la financiación.

Actualmente, y va para largo, toca aplicar el modelo anglosajón, la financiación privada que aporte recursos para realizar programas culturales en espacios públicos mantenidos por la Administración. Nosotros asumimos ese riesgo -recordad: no hay mayor rebeldía contra el destino que asumirlo en su totalidad- y lo fiamos a la acogida del aficionado, del asistente al Festival que con la compra de entradas genera la partida de ingresos más importante para su financiación, seguida de la que aportan las empresas patrocinadoras que apuestan por nuestro modelo. La colaboración de los medios es otro gran soporte del Día de la Música, que desde que nació cuenta con la cooperación de Radio 3 de RNE y el Grupo RTVE, emisora a la que se han sumado paulatinamente más medios afines al Festival. Todos compartimos esfuerzos y coincidimos en la idea esencial, con el objetivo de dar continuidad y estabilidad al evento, el que queremos para que Madrid forme parte desde ya del mapa internacional de festivales.

Os recordamos que Día de la Música Matadero Madrid es miembro de la Asociación Europea de FestivalesYOUROPE, así como el primer festival español con el certificado de sostenibilidad Industry Green para la organización de eventos. Desde la imagen del festival, inspirada en los azulejos que dan nombre a las calles de la ciudad para reivindicar lo clásico como medio de captar lo nuevo, hasta la mejora continua en todos los aspectos organizativos, queremos ofrecer la mejor oferta musical en cada uno de los escenarios del Día de la Música Matadero Madrid. Vamos a seguir trabajando duro para alcanzar este objetivo.