martes, 30 de julio de 2013

Velázquez y la familia de Felipe IV. En octubre en el Museo del Prado

MADRID - EXPOSICIONES

Los retratos más importantes de los últimos años de Velázquez se suman a los que se hacían en su entorno y por sus discípulos para mostrarnos la importancia y la evolución del retrato en la corte española bajo el reinado artístico del pintor sevillano.

Más de treinta obras configuran esta muestra que hace un recorrido por los retratos cortesanos de Velázquez (Sevilla, 1599-Madrid, 1660) desde 1648, año de sus segundo viaje a Roma, hasta su muerte.

De esta época son algunos de sus cuadros más importantes como 'Las Meninas'. Son obras en los que se aprecia como el sevillano progresivamente abandona el trazo realista de su pintura para empezar a ha pintar con 'toques audaces que parecen incoherentes desde cerca, aunque muy justos y exactos a su debida distancia', como señalan desde la pinacoteca.



Es precisamente ese trazo tan innovador el que muchos años después marcará decisivamente a pintores del siglo XIX quienes como Édouard Manet estudiaron su obra muy de cerca.

Además de la obra de Velázquez la exposición cuenta con otros retratos que se hicieron en la corte española en aquel tiempo, además de otras obras de sus discípulos que continuaron con su labor tras su muerte. Artistas como Mazo o Carreño que hicieron sus propias aportaciones al género del retrato en sus representaciones de Margarita de Austria, Mariana de Austria o Carlos II.

Del 8 del 10 de 2013 al 9 del 2 de 2014. en el Museo Nacional del Prado