martes, 10 de noviembre de 2009

El pequeño Caribe madrileño

.
La calle Bravo Murillo parece no ser la misma si miramos de una acera a otra. Desde la Glorieta de Cuatro caminos con dirección hacia Plaza de Castilla en las calles aledañas a esta, se acina el enorme gueto de Tetuán o también conocido por ellos mismos como el pequeño Caribe.

En la esquinas de los impares de Bravo
Murillo siempre hay reunidos latinos


Más del 25% de la población del distrito de Tetuán es inmigrante y la gran mayoría de ellos de población latina.

Los guetos se crean en zonas de la ciudad que con el paso del tiempo se han ido degradando, los inmigrantes invaden la zona y los pocos propietarios que quedan se van por su propio peso. Los que se quedan son los ancianos del lugar que o no quieren o no tienen donde ir.

Una de las Calles más concurridas del pequeño Caribe es Almansa. Es su calle más comercial, donde todos se reunen, donde todos se paran a conversar. La Calle Almansa también es conocida por desgracia por ser uno de los puntos más fuertes de droga de la ciudad.


La gran mayoría de los negocios del barrio de Tetuan son bares regentados por sudamericanos, locutorios, tiendas de ropa latina y todo tipo de establecimientos adaptados para ellos y sus costumbres.


Esta herboristería fundada en 1940 ha resistido a la oleada inmigrante.

Y una de tienda de ropa latina que acaba de llegar al barrio.

Los antiguos edificios de este barrio con tanto encanto, están dando paso a nuevas construcciones en los solares que quedan libres. Las estrecha calles llenas de pequeñas cuestecillas se mezclan con edificios nuevos y antiguos. Cuanto más nos adentramos en Tetuán, más nos recuerda a un pueblo.

Es difícil ver ya españoles por las calles de tetuán. Y es que nadie quiere vivir dentro de un gueto donde las culturas chocan.

.