lunes, 30 de noviembre de 2009

Las ruinas de la Iglesia de la Almudena

.
Hace casi mil años se construyó una mezquita en Madrid justo al final de la calle Mayor. Cuando los cristianos recuperaron la ciudad derribaron la vieja mezquita y en su lugar levantaron la Iglesia de Santa María de la Almudena, considerada como la más antigua de Madrid. Tras muchisimas reformas en 1868 se derribó definitivamente.

Hoy en día se pueden ver los restos de la antigua parroquia gracias a la musealización de estas ruinas en el año 96. Tras un cristal se pueden ver los antiguos cimientos de la iglesia. El problema es que la conservación de los cristales que tapan los restos esta un poco dejada. Los cristales están sucios por dentro y cada vez es más difícil poder ver a través de ellos.


De todas maneras a la gente no parece importarle mucho porque lo que realmente tiene éxito en este lugar es la estatua en bronce titulada "El vecino curioso". Se trata de un anciano que contempla las ruinas desde la barandilla. Los turistas y los curiosos que pasan por allí se fotografían con el viejete pero ni se percatan de las ruinas.

Supongo que hay cosas a las que solo se les presta atención si es pagando por verlas. De esta manera la gente les da más importancia.

.

7 comentarios:

Stultifer dijo...

Visité hace mucho la cripta de La Almudena y me sorprendió. El vecino curioso es una obra simpática.

Despe dijo...

hola Dani, se puede apreciar el cristal , lástima, la estatua del vecino esta bonita a mi me encantan todas estas cosas , si pudiera me metería a trabajar en un museo ! saludos que pases un buen día
despe

Winnie0 dijo...

Me gusta "el curioso" Besos

Mercedes dijo...

También es bueno explicarlo, como has hecho tú hoy, Dani, a ver si se despierta el interés de la gente :-)
Lo del cristal es increíble, deberían cuidarlo un poquito...

Stanley Kowalski dijo...

Ya sabemos que a todos nos duele el bolsillo, y si gastamos, miramos TODO!

Gracias por pasarte, querido Dani!

BESOTES Y UNA SEMANA ESPECTACULAR!

Eduardo Granizo dijo...

No tengo perdón conozco el curioso, y las ruinas que mira, pero nunca ma habia detenido a mirar a que pertenecian, gracias por sacarme de mi ignorancia.
un abrazo

Eduardo Granizo dijo...

No tengo perdón conozco el curioso, y las ruinas que mira, pero nunca ma habia detenido a mirar a que pertenecian, gracias por sacarme de mi ignorancia.
un abrazo