jueves, 12 de noviembre de 2009

¿Que fue de los mediadores de la noche?

.
A principio de año desde el Ayuntamiento nos informaron de una nueva iniciativa para combatir el ruido en el exterior de las zonas de copas de Madrid. Eran los denominados mediadores de la noche. Un alivio para los vecinos castigados por vivir en zonas de discotecas y bares.

Calle Huertas

Una discoteca de la capital de la zona de Chamberí fue la primera en probar esta medida y si hubiera triunfado se hubiera extendido por el resto de zonas de marcha.
Generalmente los mediadores de la noche eran chicas jóvenes que se dedicaban a intentar convencer a la gente de que no se excediera con el volumen a la salida de algunas discotecas para no rebasar los máximos de decibelios permitidos.

La medida de los mediadores pasó sin pena ni gloria y hoy es solo un proyecto frustrado. Las calles de bares siguen siendo ruidosas por la noche y los vecinos siguen sin poder pegar ojo.
La idea del Ayuntamiento era buena. Con ella intentaba mantener contentos a los vecinos de los barrios y a la vez seguir explotando el gran negocio de la hostelería nocturna que tantos ingresos genera.

Que pena que al final ganara la hostelería antes que el descanso de los vecinos. El dinero manda. Solo hay que darse cuenta, por ejemplo, de la cantidad de coches que hay mal aparcados permisivamente durante la noche de los fines de semana.

.

3 comentarios:

mcarmen dijo...

Nunca lo había oido, por lo que veo, yo no les hice ni caso ;-)

Winnie0 dijo...

Es una ¡verguenza! lo de los coches...y luego van y te multan por tenerlo "perfectamente aparcado y sin molestar" en una esquina....augh!!!! besos

anapedraza dijo...

No conocía la iniciativa, ¡qué curiosa! Somos unos incivilizados.

Cuando estuve en Alemania, si los decibelios aumentaban y los vecinos denunciaban, le ponían una pedazo de multa al local que casi le costaba cerrar. La gente era más civilizada que aquí, así que cuando llegabámos los españoles o italianos, que íbamos muy pasados, nos mandaban callar, si todavía seguíamos llamaban a la Polizei y esos te callaban de golpe.

Tal vez aquí había que hacer lo mismo.

¡Un abrazote!

MIGUEL