jueves, 22 de enero de 2009

Una oficina de cristal en pleno centro de Madrid II

.

Cae la noche y los trabajadores de la urna de cristal siguen dándole al callo.

Que dura es la publicidad en España. Ayer eran las 9 y media y continuaban currando con la mitad de las luces encendidas

La gente al pasar mira hacia arriba sorprendida y se pregunta que hace esa pobre gente metidos en una caja de cristal. Nadie puede sospechar que se trata de una campaña de publicidad.



Solo espero que esta grúa no sea el ascensor por el que tienen que subir hasta la oficina y espero también que tengan baño ahí arriba. Porque si tienen que andar a bajar y a subir...


Seguro que en cuando llegan a casa lo primero que piensan es en que es lo que se van a a poner el día siguiente para ir a trabajar. Ramirez se tendrá que peinar bien el remolino del pelo para que no se rían de él desde la calle, y a la señorita Martinez le tocara gastarse pasta en la peluquería porque todas las tías que pasen mañana por Nuevos Ministerios se fijaran en ella y en si repite modelito.

.