lunes, 20 de octubre de 2008

El rastrillo improvisado de Atocha

.

Cuando cae la noche en la Glorieta del Emperador Carlos V, más conocida como Glorieta de Atocha, algo cambia en la plaza. De pronto se empiezan a formar puestecillos improvisados donde se venden todo tipo de cosas.



Los comerciantes son mendigos que tras haber rebuscado entre la basura, han encontrado cosas que creen que podrán vender fácilmente .En este punto de encuentro donde todos los dias se reunen de 20 a 30 vendedores aproximadamente.

Venden cualquier cosa: Calzado usado, ropa, libros,de todo...
¿quien les compra? Pues unas veces cambian entre ellos, pero el público que suele frecuentar por esta zona son sudamericanas que van a ver si encuentran algo de ropa para ellas o sus hijos, y gente mayor que pasea por la zona.

Hace ya años se veía algun puesto que vendía libros usados, pero poco a poco empezaron a proliferar más y más vendedores.
.