jueves, 22 de septiembre de 2011

El nuevo Cercanías al Aeropuerto

.
Once minutos desde Chamartín. Sin transbordos. La nueva conexión de Cercanías, inaugurada esta tarde, va a facilitar a madrileños y visitantes alcanzar la última y más moderna terminal del aeropuerto de Barajas, la T-4, en menos tiempo y de forma más fácil y cómoda. El tramo Chamartín-Barajas, permitirá configurar el eje Atocha-Barajas, que será un "potente triángulo de actividad", como lo ha calificado el alcalde de la Ciudad de Madrid, Alberto Ruiz-Gallardón durante la inauguración. Este proyecto permite llegar en tren a Barajas desde Atocha en 25 minutos y en 26 si se hace desde Sol, incluido trasbordo. Mañana entra en funcionamiento.

Debido además al carácter previsor con el que se concibió, la nueva infraestructura permitirá el tránsito de las líneas de alta velocidad, una vez que esté operativo el túnel entre Atocha y Chamartín. "Nunca se insistirá lo suficiente -constató Ruiz-Gallardón- en el valor del aeropuerto de Barajas para Madrid y para España". Mantiene 50.000 empleos directos pero su aportación a la economía madrileña es muy superior al ser responsable además de un cuarto de millón de puestos de trabajo más. "El 11% del PIB de nuestra ciudad depende de Barajas, -ilustró el alcalde-, un aeropuerto de actividad eminentemente internacional, que es el cuarto de Europa y decimosegundo del mundo. La entrada en servicio del acceso ferroviario desde la estación de Chamartín hasta la T-4 contribuye a incrementar el atractivo de la capital de España como destino turístico, cultural y económico, consolidando su competitividad en cada uno de estos ámbitos".

El acto ha estado presidido por el ministro de Fomento, José Blanco, con la presencia también de la presidenta regional, Esperanza Aguirre.



El alcalde constató la colaboración estrecha entre Ayuntamiento y Ministerio de Fomento para llevar a cabo la nueva conexión, "desde la convicción de que contribuye no solo al bienestar de la ciudad sino también al de todo el país". "Esa será siempre -añadió- nuestra permanente disposición hacia todas las Administraciones que quieran contribuir al progreso de Madrid y que puedan aportar algo al avance del transporte público y a la mejora de la fluidez del tráfico y la calidad ambiental".

Eje ferroviario muy potente

Ruiz-Gallardón reconoció el impulso realizado por el Ministerio de Fomento con la puesta en marcha del Plan de Cercanías, un esfuerzo que se viene a sumar a los de Ayuntamiento y Comunidad, instituciones pioneras en esta tarea, que duplicaron la red de Metro y promovieron un "ambicioso programa de infraestructuras para la mejora de la Movilidad, en el que se incluía, entre otras, la reforma de la vieja M-30".

Este eje ferroviario tiene 8,8 kilómetros e incluye tres nuevas estaciones de Cercanías: Fuente de la Mora, inaugurada en marzo, que da servicio a los vecinos de Pinar de Chamartín, Manoteras, Hortaleza, Arturo Soria y Sanchinarro; la de Valdebebas, que atenderá las necesidades de un desarrollo que acogerá a 40.000 personas; y la de Barajas T4, ya conectada con Madrid mediante el Metro, enlazando con Nuevos Ministerios. "Nos encontramos -constató el alcalde- ante un eje ferroviario extraordinariamente potente por su dimensión local, regional, nacional e internacional que articula las comunicaciones de una de las áreas de mayor proyección de Madrid, en cuya zona de influencia se sitúan tanto ámbitos urbanos consolidados, como nuevos desarrollos, importantes centros de actividad económica, zonas deportivas y el propio aeropuerto".Especial relevancia tiene el nuevo tramo para un proyecto de la envergadura de la Prolongación de la Castellana, que así estará situado a solo diez minutos de la ciudad aeroportuaria de la ciudad. "Los viajeros procedentes de Barajas encontrarán en esta nueva Castellana la nueva city de Madrid, en un ámbito de 1,2 millones de metros cuadrados de oficinas, 305.000 metros cuadrados de equipamientos, 165.000 de hoteles y otros tantos de comercios y 542.000 de zonas verdes", afirmó Ruiz-Gallardón
madrid.es