viernes, 30 de septiembre de 2011

8ª edición de la Semana de la Arquitectura en Madrid

.
Un año más y ya van ocho, la Semana de la Arquitectura abre a madrileños y visitantes algunos de los edificios más emblemáticos de la capital y les invita a un recorrido por el legado que, a lo largo de la Historia, han dejado los arquitectos en sus calles. A esta cita, organizada por el Colegio de Arquitectos de Madrid y la Fundación Arquitectura-COAM, con el apoyo del Ayuntamiento de la ciudad, se incorpora este año Madrid-Río y permitirá "descubrir a los ciudadanos cómo los sueños de unos se han convertido en una belleza que otros disfrutamos", afirmó el alcalde, Alberto Ruiz-Gallardón.

Esta semana permitirá, entre el 3 y el 10 de octubre, descubrir, en palabras del alcalde, "la magia de la arquitectura. Lo que en un principio era solo una planificación, después se convierte en un proyecto para, por fin, ser una realidad, un espacio tangible que pasa a formar parte del paisaje de la ciudad y que integramos en nuestra vida cotidiana". De esa magia podrán disfrutar quienes acudan a los edificios que habitualmente no están abiertos al público y que ahora lo hacen. Son por ejemplo el Real Observatorio Astronómico de Madrid, junto al parque del Retiro; la Casa de las Flores, en el barrio de Argüelles, donde vivió el Premio Nobel chileno Pablo Neruda; el Edificio Girasol, situado en la calle José Ortega y Gasset, en el distrito de Salamanca, o la torre del BBVA, en el paseo de La Castellana. A ellos se añaden otros espacios recuperados para el ciudadano como el Palacio de Cibeles y el Cuartel del Conde Duque.

La oferta se completa con ciclos de cine y documentales, talleres escolares y familiares, conferencias y mesas redondas, presentaciones, visitas guiadas y exposiciones.

Ponerla en marcha un año más ha sido posible gracias al apoyo de los patrocinadores (Hermandad Nacional de Arquitectos y Metro de Madrid) y de las 42 entidades colaboradoras.



Identidad propia

Ruiz-Gallardón, haciendo suya la idea de Le Corbusier de que la arquitectura no puede ser plagio de culturas pasadas, sino expresión de su tiempo, constató el esfuerzo que ha realizado la capital por "promocionar y desarrollar una arquitectura que refleje el carácter cosmopolita, innovador y vanguardista de una ciudad que quiere ser más habitable, segura y amable".

De ejemplos está salpicada la capital: desde los nuevos edificios vanguardistas como las Cuatro Torres o las promociones de vivienda pública, hasta las operaciones de gran calado como ha sido Madrid Río, que este año se incorpora al programa de la Semana.

El alcalde se detuvo especialmente en ese último proyecto porque abarca ámbitos tan diversos como la movilidad sostenible, las mejoras medioambientales, la recuperación del patrimonio histórico y su devolución a los ciudadanos, y sobre todo, un espacio de ocio y convivencia.

"Conscientes de que la arquitectura transforma el tejido urbano y el espacio público, en Madrid hemos hecho uso de ella para construir una cultura e identidad propia".