martes, 21 de julio de 2009

La Mezquita de la M-30

.
Como los islamistas que vivían en Madrid querían un lugar más especializado para rendir culto, en 1976 intentaron promover la construcción de una Mezquita en Madrid.



Y como no se pusieron de acuerdo sobre la financiación, el Rey Fhad de Arabia Saudi entregó a España la friolera de 2000 millones de las antiguas pesetas para su construcción que finalizó en el año 1992.

Está inspirada en la Alambra de Granada.

Además de ser mezquita es un centro cultural islámico que tiene de todo un poco. Biblioteca, escuela, museo, auditorio, etc.



Es una bonita edificación que enriquece la arquitectura y el paisaje madrileño.


Normalmente todo el mundo está acostumbrado a verla desde la M-30, de ahí la popularización de su nombre. Hay que acercarse hasta el barrio de San Pascual para poder verla bien de cerca.


Cerca del lugar, algunos edificios han copiado curiosamente parte de la forma de la mezquita.

Merece la pena acercarse por la zona y disfrutar de la vista de un edificio religioso diferente y tan bonito.

.

4 comentarios:

Winnie0 dijo...

No dudes que me acercaré por la zona....siempre la veo (casi todos los días) desde la M30 y sí que es cierto que me dá cierto respeto...Anécdota...poco más allá de ella está el Tanatorio...¡qu´´e cosas!. Besos y feliz martes Dani

danimetrero dijo...

Si Winnie el tanatorio está justo al lado, me temo que no es tan bonito de ver

jovenlobo dijo...

Para mí, una de las cosas más chulas que tiene la mezquita, (Además de lo bonita que es), es que dentro de ella, hay un restaurante abierto a todos los públicos. El restaurante, como es de esperar el del tipo árabe, con cuscus, falafels, dulces típicas, y toda clase de comida musulmana que está bastante buena, (Y a buen precio).

No os esperéis una gran ambientación, pero al fin y al cabo estaréis comiendo dentro de la mezquita, así que sí que tiene un poco de ambiente. La única "pega" (para mi, que me gusta la cervecita), es que como era de esperar no dispensan ninguna clase de bebida alcohólica. Por si os lo estáis preguntando, NO, las chicas no tienen que entrar con el cabello cubierto, ni es necesario descalzarse.

Si os gusta ir a comer a sitios diferentes, os recomiendo que lo visitéis, es bueno, bonito, barato y diferente!!!

anapedraza dijo...

La conozco, la he visitado por dentro, y en oración, con el debido respeto que se merece, y sobre todo se merecen quienes allí van a rezar.

Otra vez comí en el restaurante, y coincido con "jovenlobo", merece la pena irse a cenar o comer; tiene un precio sensato.

¡Un abrazote!

MIGUEL