viernes, 13 de febrero de 2009

A debate los perros del Metro de Madrid

.

Esta semana los diarios gratuitos se han hecho eco de la noticia de los supuestos malos tratos que reciben los perros de los vigilantes del Metro.

La asociación el refugio ha denunciado a Metro de Madrid, Juper (empresa que proporciona los perros) y a Eulen (empresa de seguridad que los utiliza en el servicio de vigilancia). Se quejan de que los perros reciben malos tratos dentro del suburbano. Dicen que los animales no tienen el descanso adecuado, no poseen instalaciones, no les dan de beber ni de comer y que tienen contacto con los viajeros.

Parece ser que en el verano pasado encontraron a un perro herido "Lobo" dentro de un recinto de Eulen en el Metro. Supuestamente agredido por su cuidador con un collar de pinchos de castigo.

En mi opinión creo que Metro de Madrid no tiene nada que ver es este tema. En su día se incorporó el servicio de caneros en Metro para aumentar la seguridad de los viajeros. Los responsables deberían ser los cuidadores de cada perro a nivel personal y moral, que por eso se hacen cargo de ellos. Además de por cobrar una prima a parte.


Cada vigilante canero trata a su perro de una manera diferente.Yo por los que he visto suelen ser personas amantes de los animales y les cuidan con todas las atenciones. Es más, muchos, la mayoría se quedan con el perro cuando este ya se jubila porque se encariñan con ellos. Al fin y al cabo pasan con ellos diez horas diarias y son sus compañeros de trabajo.

Los perros se sacan a la calle para hacer sus necesidades y también salen bastante al exterior para que no se extresen y vean la luz natural. Nunca he visto a estos perros relacionarse con los viajeros como se acusa en la denuncia de El refugio . De echo si te acercas se ponen nervios y ladran. De todos modos están muy bien disciplinados.

Creo que el problema radica en que la protectora de animales no quiere que los animales trabajen en este ni en ningún tipo de servicio y por eso se ha creado toda esta polémica. Yo hay ya no opino. Una cosa a es poner perros al servicio de la seguridad (guardia civil, antidroga, explosivos, perros policías) y otra diferente es para el ocio y el entretenimiento (circos, zoos, safaris, tiendas de mascotas, exhibiciones...)

Últimamente se están creando muchas asociaciones de activistas que salen en defensa de los animales. Hace unos días se encadenaron miembros de una de estas asociaciones en la carpa del circo americano en Madrid y esta vez le ha tocado al Metro. Estas noticias en la opinión pública suelen vender muy bien.

.

4 comentarios:

Matritensis dijo...

Por mi experiencia con los de El Refugio sólo puedo decir que son gente seria y responsable, no sé muy bien qué es realmente lo que han denunciado pero no creo que sean los típicos extremistas a lo B.Bardot.

Respecto a los perros del metro no creo que Metro de Madrid tenga toda la responsabilidad, en todo caso la empresa que adjudique estos perros a los vigilantes, que son los máximos responsables del buen estado de los canes.

En cualquier caso, los perros están realizando un trabajo y deben tener unos cuidados y atenciones, son seres vivos no máquinas.

Buen finde ;)

Ecuanimal dijo...

Perros fuera del Metro ya !

Miguel Angel dijo...

Lo último es que el juzgado a absuelto a la empresa propietaria del perro herido en el cuello por no quedar acrediatado en que momento, ni quién o cómo se hizo la herida el animal.
Sin embargo, en otro juicio relacionado existe el fallo que condena a la empesa "El Refugio" por un delito por "injurias graves" y "daños y perjuicios". Debe indemnizar a la Escuela de Adiestramiento Juper con 12.000 euros.
Esta vez a estos vividores de la falsamente llamada Asociación por el Bienestar de los Animales, le ha salido cara la publicidad gratuita que deseaban y la extorsión al gobierno de la Comunidad de Madrid.

ivette dijo...

Yo también he visto a los perros bien, quizás un pelín delgados. Pero creo que los culpables son los dueños no el metro en si. Que ya que estamos que dejen entrar a los perros en el metro, que la gente no se puede permitir un coche. Al menos un vagón cada media hora, no creo que fuera para tanto.