jueves, 19 de febrero de 2009

Los limpiabotas de Madrid. ¿Quién los usa? y ¿Porqué?

.

Un euro cada 5 minutos cobra un limpiabotas por limpiarte los zapatos. En Madrid están en Gran vía, Sol y Callao.


Cada vez hay menos, pero es raro no verles atendiendo a algún cliente. Normalmente el trabajo no les falta. 3 euros y tus zapatos brillarán como nunca lo habían hecho antes.


Me parece un trabajo tan digno como cualquier otro. Además tiene un encanto especial al tratarse de uno de los oficios más antiguos de Madrid.

Lo que no me gusta es el perfil de persona que suele solicitar el servicio.
Habrá de todo pero a menudo cuando les miro a la cara, me da la sensación de que se trata de gente prepotente y arrogante que solo busca que les miren las cientos de personas que pasan a su lado, para sentirse como se sienten los ricos durante unos minutos mientras otro limpia sus zapatos.

Tal vez me equivoque, pero es la sensación que me da.

Ojala nunca les falte el curro. Forma parte de nuestra historia y es un bonito atractivo turístico.

Otra visión de los limpiabotas de Gran Vía la encuentras en Mis fotos de Madrid
.

9 comentarios:

fernando dijo...

Yo nunca los he usado, pero me parece un trabajo muy digno y curioso. Espero que les siga iendo bien. Un abrazo.

Anónimo dijo...

Yo soy de Córdoba pero Argentina....y la verdad que veo muy pocos (para no decir ningun) lustrabotas aca también, hay uno que siempre esta en una peatonal muy conocida...la vez que lo veo está laburando, a mi parecer es uno de esos oficios que se estan perdiendo...

pelusa dijo...

Yo soy de Córdoba pero Argentina....y la verdad que veo muy pocos (para no decir ningun) lustrabotas aca también, hay uno que siempre esta en una peatonal muy conocida...la vez que lo veo está laburando, a mi parecer es uno de esos oficios que se estan perdiendo...por accidente no puse mi nombre :p

mcarmen dijo...

Lo de la prepotencia de los clientes, supongo que va en el carácter español. En Nueva York están en muchas tiendas de reparación de calzado, cómo un servicio más, y nunca lo he notado.

anapedraza dijo...

Yo he utilizado sus servicios una vez. Había quedado con una chica, iba echo un pincel pero los zapatos iban de pena. Me los dejaron como nuevos.

Yo he conocido gente que les da vergüenza que les limpien los zapatos, por si dicen que son de mala calidad o que están hechos polvo.

¡Buen fin de semana!

MIGUEL

Stultifer dijo...

Odian a los bakalas, snakers, zapatilleros y demás tribus. Morirá el empleo con esta generación. ¿Quién se limpia los zapatos en casa? Además de yo, claro.

TitoCarlos dijo...

Dos cosas deben ocurrir en este tipo de trabajos: El servidor no debe caer en servilismo, y el servido no debe caer en el engreimiento. Como los camareros o los tenderos, por ejemplo.
Lo que no me gusta, y es de siempre, es que el limpiabotas tenga que trabajar en la calle a la caza del cliente. Eso si que es difícil de dignificar.

despe dijo...

se ganan la vida ojala nunca les falte el trabajo son gente bien chambeadora en mi pais son en malloria muchachitos los que bolean para ayudar con la comida se encuentran en los mercados saludos y buen dia despe

Stanley Kowalski dijo...

Ya lo creo que es un oficio muy digno y sacrificado. Aqui en Buenos Aires forman parte del paisaje de la cuidad. Talvez la sabés, pero te cuento la anécdota (verídica) igual. Sabias que Aristóteles Onassis comenzó de limpiabotas a los 12 años, aquí en Buenos Aires?

BESOS