martes, 15 de septiembre de 2009

El macro - botellón del Viernes en Moncloa

.
Cualquiera me diría a mi que después de todo lo que he salido, bebido y desparramado, acabaría diciendo No al Botellón.


Creo que es un tema que se ha ido de las manos y que muchos no saben llevar. Hay más gente que no sabe beber que gente responsable con el alcohol. Además el botellón hoy en día crea un "efecto borrego". Todo el mundo bebe y ya no hay más opciones de divertirse.

Mini botellón en el parque Oeste

Este Viernes se prepara "la guerra" en Madrid. Después de los líos de Pozuelo y las prohibiciones de beber alcohol en la calle la gente joven se ha revolucionado y se ha convocado una macro- quedada en las proximidades del faro de Moncloa para reivindicar zonas habilitadas para beber en las calles.

Están difundiendo la convocatoria a través de las redes sociales como tuenti y esta vez parece que va en serio, no como hace tres años que hubo un intento de macro- botellón que acabó en fracaso por temor a que la policía interviniera.


A partir de las diez de la noche del viernes se espera una asistencia brutal al Macrobotellón de Moncloa. La policía ya está al tanto pero los aque van a ir aseguran que les da igual y que es algo que tienen que hacer.

Comprendo que los precios de las copas están por la nubes y que la gente joven se quiera divertir, pero no entiendo como pueden triunfar tanto estas convocatorias con la cantidad de problemones que tiene la gente joven en España ahora mismo: Conseguir empleo, comprar o alquilar una vivienda , problemas con bancos y cajas que no financian, política apestosa y corrupta, paro masivo que se ceba con los más jovenes, sueldos miseros... Si lucharan masivamente por estas causas y colapasaran las calles con la fuerza que les caracteriza ,otro gallo cantaría.


El gobierno y las comunidades serán capaz de darles la razón para nublarles la vista con alcohol mientras hacen de ellos lo que quieren.

Quizás lo vea así porque me estoy haciendo viejo.
.

11 comentarios:

Winnie0 dijo...

Pues no. No es porque te estás haciendo viejo jaja...es que hay un momento que uno vé las cosas con más madurez...Y yo tampoco creo que el botellón esté controlado...se les ha ido de las manos el tema...Besos

Stultifer dijo...

Lo correcto sería decir "No a la basura".

despe dijo...

para nada Dani ves las cosas como se debería, si que quede sorprendida con las fotografias , que menudo problema.
saludos

mcarmen dijo...

Yo creo que todos hemos bebido en la calle alguna vez, pero de ahí a acabar destrozandolo todo... No es una cuestión de edad sino de madurez mental ;-)

pape dijo...

Nunca me ha gustado hacer botellón, ni que lo hicieran los demás, porque al final siempre acaba habiendo problemas:basura, ruidos,peleas,...
Ahora, el problema es más grave, porque los chavales parece que no saben divertirse de otra manera, y ya desde muy pero que muy jóvenes empiezan a beber...
Espero que al final no se haga este macrobotellón, porque seguro que se producen altercados...
Ojalá se reuniera tanta cantidad de gente para otras cosas y no para pedir un sitio donde ponerse pedo libremente...

anapedraza dijo...

Podemos estar tranquilos, ZP tiene la solución, subida del IVA al 40 % en todas las bebidas alcohólicas y punto pelota, para favorecer el consumo de bebidas no alcoholicas el Gobierno regalará a cada casa un bote de Coca Cola (esto ha sido idea de Sebastian).

En fin, se les ha ido de las manos y verás tú como termina.

¡Un abrazote!

MIGUEL

Eduardo dijo...

Lo peor de todo no es el hecho del botellón, es que hemos llegado a un momento donde la protesta la realizamos bebiendo, fijaros en la la convocatoria del botellon es " Vamos todos a beber en ......." y encima hagamos deporte provocando a la policia, como medida anticrisis creemos empleo en los servicios de limpieza tirando los todo por el suelo, y en los de mantemiento rompiendo el mobiliario urbano.
Un problema serio, y es que partimos de la juventud debe ser revelde para ir cambiando la sociedad (nosotros los fuimos, teniamos ideas) pero hemos pasado de protestar por el sistema educativo o la oprotunidad de trabajar, a protestar por emborracharnos. ¡Estamos locos!

eulez dijo...

Cuando yo hacía botellón eramos realtivamente limpios. Como dice Stultifer, el problema es la basura.

De todas formas, esto es lo que pasa cuando se prohíbe algo. A veces nos creemos muy originales, pero yo he visto botellones en Suiza y en París. Pero eso sí, son mucho más limpios y educados. La solución no es prohibir, casi nunca es prohibir, suele ser mejor limitar o educar. Pero claro, es que prohibir es más barato y más fácil...

Y sobre lo de que los jóvenes no se preocupan sobre su situación, creo que la culpa la tienen los padres que los mantienen de forma indefinida. Todo es demasiado fácil cuando te lo dan todo hecho y se te permite prácticamente cualquier cosa, pero bueno. Es que ya hasta en los barrios más obreros de Madrid se ven a niños pijos.

Didac Valmon dijo...

Siempre he sido un ferviente defensor del botellón en cuanto acto social: pero que como dices, la gente luche por beber y noino por una vivienda digna me parece triste...¿qué nos espera? y no soy abuelo cebolleta, pero si es a esto a lo que se aspira, a beber, por lo que se lucha, me parece muy triste.
Una cosa es beber en la calle porque las copas son caras, pero esto es excesivo, una lástima

Miguel dijo...

¿alguno de estos se pone a hacer el botellón en la puerta de casa?

¿Botellón? Si quieren hacerlo que se vayan a algún sitio en el que no molesten a nadie. ¿Qué sucede? que no hay ningún sitio así por lo que entonces hay que aguantarse y no joder al prójimo que todos tenemos derecho a descansar.

Me estoy haciendo viejo.

Saludos

Nos vemos por Madrid

carmen dijo...

Yo solía beber cuando era menor de edad. Vivía en una ciudad pequeña y frecuentábamos bares de obreros donde las copas costaban a lo sumo 300 pesetas.
Sobre cómo se divierte la gente tengo poco que decir. La cultura del alcohol está muy ligada a la idiosincrasia española y es difícil de erradicar. Beber alcoholo deshinibe y esto por tanto fomenta las relaciones sociales en una etapa de la vida en que hay mucha inseguridad emocional.La necesidad de beber para socializar está ahí y lo entiendo. Luego está el problema económico: salir de copas en Madrid se ha puesto por las nubes, y eso se debe en parte a la gran afluencia de turistas a la ciudad hecho que ha encarecido enormemente los precios de los servicios de hostelería. Pocos pueden pagar copas a 7 y 8 euros e incluso los que tenemos trabajo estable creeemos que es un barbaridad. Comprendida la necesidad de los botelloneros así como lo legítimo de su malestar tenemos que ver las cosas desde el lado de los vecinos que lo sufren. Vandalismo, ruidos a altas horas de la noche, basura desparramada por doquier, orín en las calles, ¡¡me he llegado a encontrar cristales rotos en la zona infantil donde llevo a mi hijo!!