viernes, 28 de junio de 2013

Las fiestas del orgullo Gay 2013 vuelven a Madrid

ORGULLO GAY 2013

En Madrid, el verano comieza el 28 de junio, Día Internacional del Orgullo Gay, y a continuación se celebran las fiestas del Orgullo Gay. Este año se celebrarán del 3 al 7 de julio y será entonces cuando las calles del barrio de Chueca se cubran de banderolas y guirnaldas, y los bares de la zona instalen sus barras al aire libre. Esta festividad alcanzará su apogeo el sábado día 6, cuando la marcha por los derechos del colectivo LGTB (lesbianas, gays, transexuales y bisexuales) reúna a alrededor de dos millones de personas llegadas de todo el mundo.

La multitudinaria fiesta del Orgullo Gay de Madrid aúna cada año la celebración de ciudadanos y turistas, que han hecho de este evento uno de los más emblemáticos del mundo. No por nada ha sido elegida World Pride 2017 y en los últimos años ha recibido galardones como el premio al Mejor Destino Gay Anual en la categoría de evento por los seguidores del canal LOGO/MTV (2009 y 2010).

El barrio de Chueca, a muy pocos metros de la Gran Vía, es el epicentro del Gay Pride madrileño. Sus calles son un buen ejemplo de la tolerancia y el respeto propios de una ciudad moderna, abierta y cosmopolita. Aquí encuentran cabida todos los estilos de vida en una mezcla, cuando menos, divertida y espontánea. Por ello, sus fiestas no lo son sólo de la comunidad homosexual, sino también de todas aquellas personas que disfrutan de la vida con plena libertad. La prueba es que en lugar de decir "las fiestas del Orgullo Gay", los madrileños preferimos decir, en términos absolutos, "las fiestas del Orgullo".



Además de los diferentes espectáculos al aire libre que se suceden a lo largo de varios días, las terrazas callejeras y el desenfreno propio de la noche son la esencia del Gay Pride, aunque su programación va más allá y cuenta con una amplia oferta cultural y deportiva. La semana está cargada de actividades culturales y reivindicativas que se incluyen en los festivales MUESTRA-t y Madrid Visible, auspiciados por distintas galerías de arte, cines, librerías y asociaciones que apoyan la causa, así como otros festivales que se han incorporado en los últimos años. Se trata, en efecto, de una fiesta para todos los gustos, tanto para los que quieran zambullirse en el frenesí de la noche, como para los que prefieran disfrutar de la tranquilidad del día.