domingo, 24 de mayo de 2009

Dar de comer a los animales en la calle

.
Repartidos por todo Madrid son muchas las personas que se dedican a dar de comer a los animales callejeros, algo que está prohibido por razones de salubridad.

En Madrid por suerte o desgracia existen plataformas para todo. La Plataforma de gatos y jardines del Canal de Isabel II surgió cuando un grupo de personas del barrio de Chamberí empezaron a tener problemas con la justicia por el hecho de dar de comer a los animales que viven dentro de los recintos del Canal.

La polémica empezó cuando la portavoz del grupo fue denunciada por el Canal y multada con trecientos euros.


En los terrenos del canal de Isabel II de Santa Engracia siempre se han alojado muchisimos gatos y siempre ha habido una gran lucha entre el Canal y las personas que se dedican a alimentarlos. Incluso el Canal tuvo que tomar la medida de vallar el recinto para que estas personas no los vieran ni les pudieran dar de comer.


En otras zonas de Madrid como el Jardín Botánico o el Retiro también acuden clandestinamente personas generalmente mayores a dar de comer a los animales.


Esta prohibido dar de comer a los animales callejeros, ya sean gatos, perros, palomas, etc. Por otro lado también está prohibido envenenarlos o maltratarlos. La polémica está servida, pero el Ayuntamiento y la normativa mandan.
Lo que está claro es que cada uno debe luchar por lo que le afecta aunque en algunos casos a otros nos parezca una tontería.
.

12 comentarios:

Matritensis dijo...

Esta mañana una señora que participaba en la mani antitaurina y que pertenecía a una asociación de gatos del Retiro y contaba cosas que me parecían una barbaridad.
No dudo de la buena fe de esta gente que da de comer a los animales pero sin que ellos sean conscientes, están generando un problema mayor al alimentar gatos callejeros ya que se reproducen muy rápidamente y al no estar castrados ni estar controlados generan un problema sanitario muy pero que muy gordo.

Saludos

Stanley Kowalski dijo...

Tal vez no entendí muy bien, pero está prohibido darles de comer a los animales de la calle, también está prohibido envenenarlos o maltratarlos. Ahora , no hay una sociedad protectora de animales para hacerse cargo del problema? Pues los animales de algo tienen que vivir, o la idea es dejarlos morir de hambre?


Muy interesante el post, Dani.


BESOTES Y BUENA NOCHE DE DOMINGO!

anapedraza dijo...

A mi me da mucha pena cuando veo ancionados dando de comer a animales, se me parte el alma, creo que están necesitados de cariño o son cosas de la edad; aunque no hacen ningún bien.

El ayuntamiento lo tiene muy difícil, en concreto llevan años tomando medidas anticonceptivas con los gatos, pero ni aún así, encima muchas personas los abandonan a su suerte.

Veo bien que no se de comida a los animales, no es la solución.

¡Un abrazote!

MIGUEL

Marilú dijo...

Yo he tenido un caso en la familia y por eso me llega al alma cuando veo a una persona mayor dando de comer a los animales callejeros.

Como bien dice anapedraza muchas veces la gente mayor se siente falta de cariño o incomprendida, y sienten un vínculo muy fuerte con los animales. En mi caso una tía mia salía todas las tardes a dar de comer a las palomas de un parque cercano y a unos gatos que vivían en una casa abandonada. Nunca tuvo hijos y aunque siempre se ha llevado bien con los sobrinos es como si tuviera un agujero que nunca ha podido llenar. A veces se ha puesto a discutir con la gente porque le han increpado por echar de comer a los animales, y aunque en ese momento parezca una vieja loca amargada os aseguro que no lo es y mas de una vez al llegar a casa se ha puesto a llorar por lo que le han dicho. Ahora ya no sale por las tardes, si no que se levanta al alba para que nadie se encare con ella.

Sobre las asociaciones de gatos os diré que muchas de ellas están en contacto con las personas que echan de comer a los animales, de forma que la persona que los alimenta lleve un control de los individuos. Si llega un gato nuevo o una gata pare gatitos generalmente informa a la asociación y se les atrapa y se trata de darlos en adopción. Si hay superavit de gatos en la asociacion lo que se suele hacer es capturarlos, castrarlos y devolverlos al entorno, de forma que se controla en cierta medida la natalidad.
También las asociaciones suelen facilitar a las personas que alimentan a los gatos pastillas y medicinas para mezclar con la comida y así fomentar que los animales estén desparasitados y sanos.

Por ello os aseguro que no es tan antihigiénico como parece, de hecho esta gente impide que la situación sea peor. Si os fijáis en los gatos callejeros que la gente alimenta están bien de salud y no suelen tener enfermedades tan comunes como la sarna (se ve sobre todo en las heridas de las orejas).

(Siento el rollo, me ha salido un comentario kilométrico!!)

Anónimo dijo...

A ver si lo entiendo... está mal dar de comer a los gatos callejeros, hay gente que se queja de eso, pero no está mal que haya dueños irresponsables que no esterilizan a los animales y los abandonan, no está mal que haya salvajes que dan palizas a esos mismos gatos, matándolos en el mejor de los casos, y, en el peor, dejándolos malheridos y sometiéndolos a una agonía lenta y terrible. A esos no los increpa nadie, es más, los absuelven en los juicios alegando que estaban "cazando" (véase el caso del matagatos de Talavera). Y tampoco está mal que las calles se llenen de gatos desnutridos, esqueléticos, sucios, enfermos y ariscos. El problema no lo genera la gente que alimenta a esos animales, el problema lo generan los irresponsable que los abandonan. Un gato puede subsistir mucho tiempo en la calle y reproducirse igualmente aunque nadie lo alimente; ¿Cuál es la diferencia? Que ese gato desnutrido será un animal mucho más propenso a las enfermedades y tal vez mucho más agresivo. Toda una oda a la salubridad, vaya. Dejar de dar de comer a los gatos no es la solución, sólo es cerrar los ojos al problema y asegurar la existencia de una amplia población felina enferma y asalvajada. Si de verdad se pretende combatir el problema de los gatos callejeros habría que concienciar para evitar el abandono y promover la esterilización de los animales de compañía, promover la adopción en lugar de la compra, tal vez crear zonas habilitadas para dar de comer a los animales y promover la alimentacion responsable, es decir, que quienes alimentan a los gatos procuren hacerlo de la forma mas limpia posible (no dejarlo todo lleno de cacharros de agua mohosos y comida en mal estado, que ciertamente le dan la razón a la gente que se queja). Obligar a que se les deje de dar de comer no es más que dar la espalda a un problema que es nuestra responsabilidad, la de los humanos, porque somos nosotros los que lo hemos creado. Ellos no pidieron que los compraran, los echaran a la calle y los dejaran a su suerte.

Nelvhar

Anónimo dijo...

Cuando te vas de un lugar pequeño, a una capital como Madrid, siempre piensas, que en lugares así, las cosas ya son muy diferentes.
Esperas, que haya menos xenofobia, menos homofobia, respeto por los animales...
Es una pena darte cuenta, de que no cambian mucho las cosas, en casi todo.
Tengo 30 años y no estoy sola, tengo toda una familia detrás que me quiere y unos padres y abuelos que me enseñaron el amor por los animales. Yo les doy de comer a gatos callejeros.
Se le parte el alma, dice, ¡que tía! también se me parte el alma a mi de ver que aun existe gente como tú.
No se me ocurriría nunca pensar que la solución a un problema, sea dejar morir a un animal, habrá que buscar otras opciones aunque cueste un poco más, supongo que tienes tu muchas soluciones para problemas mundiales.
No se si esta bien o mal darles de comer, pero en mi mundo es seguro, que esta mal dejarlos morir de hambre.

Anónimo dijo...

La prohibición o no de dar de comer a animales en la calle no está recogida en ninguna ley estatal sino que es prerrogativa de cada ayuntamiento, en las ordenanzas municipales de cada ayuntamiento se publica la prohibición (en caso de que la hubiere) de alimentar animales en la calle.

Por otro lado los mismos ayuntamientos tienen la obligación de asistir a los gatos que hay en la calle. Cito: "Corresponde a los ayuntamientos recoger y controlar a los animales de compañía abandonados, perdidos o asalvajados y controlar a los animales salvajes urbanos".

En la constitución se recoge entre otros artículos el siguiente: "Artículo 45
1. Todos tienen el derecho a disfrutar de un medio ambiente adecuado para el desarrollo de la persona, así como el deber de conservarlo.
2. Los poderes públicos velarán por la utilización racional de todos los recursos naturales, con el fin de proteger y mejorar la calidad de la vida y defender y restaurar el medio ambiente, apoyándose en la indispensable solidaridad colectiva.
3. Para quienes violen lo dispuesto en el apartado anterior, en los términos que la Ley fije se establecerán sanciones penales o, en su caso, administrativas, así como la obligación de reparar el daño causado."

Por tanto me parece que la gente que está alimentando a los gatos callejeros no está agravando el problema sino todo lo contrario mientras se haga en unas condiciones de salubridad mínimas, sinceramente he visto varias colonias controladas a las que se llevaba comida y en ninguna he visto cacharros mohosos de agua ni comida echada a perder que pueda ocasionar problemas de salubridad. Es más donde hay gatos no suele haber ratas/ratones que en mi humilde opinión pueden ocasionar mayores problemas de salubridad/higiene.

El problema de la reproducción incontrolada de una colonia compete al ayuntamiento que es quien debe velar por el mantenimiento de dicha colonia en condiciones de salubridad y por tanto de esterilizar a los animales para que no se produzcan estas situaciones.

A los que les parece mal que se alimente a los gatos callejeros les animo en primer lugar a que se informen y en segundo lugar a que expresen en su correspondiente ayuntamiento su malestar por las condiciones en las que viven los animales callejeros ya que es a ellos a quien compete controlar esas condiciones en lugar de increpar a la gente que con sus medios y su tiempo se está ocupando de que esos pobres animales puedan sobrevivir en ciertas condiciones de "salubridad".

Me parece muy triste que a gente que de forma totalmente altruista se está ocupando de ayudar se la critique y se la regañe sin ningún pudor y a otra gente que se ocupa de forma totalmente altruista a todo lo contrario a hacer daño por el puro placer de hacerlo nadie se atreva a decirles nada. Por favor hagamos examen de conciencia y seamos un poco más humanitarios ya que no más humanos visto lo visto..

Me gustaría decirle a la persona que ha puesto el último comentario el 9 de noviembre que me ha emocionado..gracias!

Alex dijo...

Ruego a todos los españoles, que no permita a sus hijos tratar mal a las palomas. He visto en varias plazas de Madrid, que la mayoria de los niños, especialmente los chavales, hacen daño a las palomas, son tan crueles e inhumanos y eso es por la mala educacion que han recibido y las mentiras que les han contado sobre las nobles y sagradas palomas. Es muy triste ver como los niños de españa, no saben divertirse de otra manera más que asustar y golpear a las palomas, todos estos actos son tipicos de barbaros y no de gente sensible y educada, civilizada.

Anónimo dijo...

Yo tengo ahora 30 años y empecé a recoger animales con 22, de motu proprio (no porque mi madre, mi abuela o algún familiar o amigo hiciera lo mismo).
Con 25 encontré una colonia descontrolada al lado del trabajo y comencé a alimentarlos, pero no me limité a eso.
Comencé a esterilizar a las hembras, a llevarme a los cachorros, a coger a los pochos... todo pagado de mi bolsillo.
Algunas veces cuando no he podido hacer algo yo sola, he pedido ayuda a las asociaciones que conozco, pero el dineral que me dejo cada mes en pienso o veterinario sólo lo sé yo.
Mi colonia ha pasado de ser una colonia de unos 50 gatos a ser sólo unos 15 o 20, mucho más sanos y casi todos castrados (aún sigo en ello porque no puedo darme el lujo de cazar a todos y tenerlos a todos castrados, porque es una pasta cada cirugía). Además, cuando los cazo también les hago tests de inmuno y leucemia y a los positivos tengo que dormirlos porque ni pueden volver a la calle, ni tengo otro sitio donde llevarlos (son tremendamente salvajes, no son de esos que se restriegan por las piernas de quien les echa de comer).
Este "trabajo" me supone no tener posibilidad de viajar a ningún sitio para no dejarlos sin comer ningún día (además del gasto de dinero en pienso) y renunciar a muchas cosas porque ellos estén lo mejor posible. Igual me llevo un disgusto cada vez que alguno desaparece o aparece atropellado.
A veces algunas personas les han echado de comer. Con suerte, es pienso y se lo echan en sus cacharros (atados para que no se vuelen, porque los que les puse de barro ¡¡se los llevaron aunque estaban desportillados!!).
Por desgracia les han echado desde huesos de jamón a cabezas de gambas y otras cosas incomprensibles. Incluso en pleno verano les han echado leche (que aparte de que tiene lactosa y los gatos son intolerantes a la lactosa, se descompone en cosa de minutos por el calor).
Otras veces aparecen gatos nuevos porque alguien los ve allí tan cuidados como es posible en la calle y con buena pinta (gorditos, lustrosos, con los ojos bien, sin estornudos...) y me abandonan alguna camada o algún adulto. A veces los he podido coger y sacar de allí, pero otras veces no tengo medios o no llego a tiempo. Entre que me llama algún conocido que los ve y puedo ir a cazar al nuevo, puede haber desaparecido.
Los municipales me han dicho alguna vez que me tenían que multar pero cuando les explico que lo que yo hago es lo que debería hacer el ayuntamiento y que gracias a mí eso que se ahorran, se lo piensan y me dejan tranquila (además, se ve el control que tengo de todos ellos y cómo están). Otras veces nos ha visto la policía nacional con las jaulas trampa y nos pregunta porque parecemos unos locos haciendo cosas raras pero cuando les explicas lo que haces con las jaulas, transportín, red o lo que lleves (que es aparatoso pero no vas a cazar gatos salvajes con las manos porque te las arrancan) se quedan con cara rara y como mucho te toman los datos y se van.
Me da igual que me consideren una "loca de los gatos". Lo hago porque creo que es justo y por egoísmo, porque me hace sentir bien tener esa responsabilidad. Me alegro cada vez que alguno de los que saco por estar enfermo se recupera o cuando alguno es domesticable y lo puedo dar en adopción. Pienso que gracias a mi trabajo no han nacido unos cuantos cientos más de gatos condenados a una muerte horrible y que los que no he podido evitar que nacieran, tienen una vida un poco más digna.

Anónimo dijo...

Alguien me puede poner la ley que prohibe dar de comer a los animales? y que no sea la típica norma pueblerina, que prohibe dar de comer a los animales y organiza espectáculos típicos del tercer mundo, tirando animales desde campanarios

Gracias

estrella dijo...

yo veo bien que alimenten a los gatos callejeros ya que yo misma en mi ciudad tambien lo hago y prohibir que se les alimente dejandolos morir no me parece normal, la gente que como yo les alimentamos en la calle no tenemos la culpa de que haya gente irresponsable que abandona a los gatos y como resultado despues crien tantos en la calle, la gente que se queja de ellos no es buena gente ya que en mi barrio hay veces que echan veneno para que no pongamos comida y si el ayuntamiento hiciese algo al respecto como crear más albergues preocupandose más por los animales en vez de prohibir tanto y más gente responsable con ellos no estaríamos como estamos.

Anónimo dijo...

Los animales abandonados no son una"generación espontánea"; ni cayeron de los árboles ni salieron de la tierra. No pudieron defenderse cuando sus dueños les echaron de sus casas impunemente.Pretender dejarles morir de hambre, de frío, de enfermedades, es de una crueldad escalofriante.Existen soluciones en otros países que se podrían emular.