miércoles, 10 de junio de 2009

los vendedores de fruta que no pagaban impuestos

.
Hoy, y como si este blog fuera Barrio Sesamo, os voy a explicar la diferencia entre los términos frutería legal y frutería ilegal.

Estoy de acuerdo con las típicas frases de "que todos tenemos que comer", "que todo el mundo tiene derecho a alimentar a sus hijos", "que vendiendo fruta en la calle no se hace daño a nadie", bla, bla, bla... Pero lo que es innegable es, que no es justo es que unos paguen impuestos y otros se rían continuamente del sistema.

Esta que os cuento es una de las miles de historias que ocurren diariamente en Madrid:

Barrio céntrico de Madrid. 12 y 15 de la mañana.
Varías familias de etnia gitana venden fruta en las calles.



A tan solo cinco metros de sus improvisados puestos
ambulantes hay una frutería legal llevada por marroquíes.


Estos tienen que soportar diariamente los competitivos precios.

12 y 20. Llegan a la zona dos dotaciones de la policía municipal.



Los establecimientos, que son los máximos perjudicados, denuncian diariamente.

Y retiran la fruta. Se oye algún comentario de algún viejete
en contra de la policía. "¿Que prefieren eso, o que roben?"


12: 30. La policía se marcha.

12:35. Los vendedores de fruta ilegales reponen
de nuevo las mercancía del interior de los coches.


Por supuesto quedan exentos de pagar los parquímetos


Han pasado solo 20 minutos y todo vuelve a la normalidad. La gente compra sin saber lo que ha pasado, otros han vuelto al ver que la policía ya se ha marchado.
Aquí no ha pasado nada. Mañana será otro día de venta ilegal.

Se me olvidaba, todos tenemos que comer.


.

8 comentarios:

... ;-) dijo...

Claro; todos tenemos que comer...pero jugando todos en el mismo tablero y con las mismas reglas; no sólamente unos pagando impuestos para soportar a los demás que no lo hacen.
Aqui, "o jugamos todos, o se rompe la baraja",¿no crees?.
Hasta entonces, los listos que no quieren pertenecer al 'sistema' pagando como todos, si quieren sacar partido de él, vendiendo más barato 'ahorrando costes'. Eso si, sin ningún tipo de control sanitario ni de calidad...bravo.
Bravo por los que venden...pero más bravo por lo que les compran.
¡Viva España!

Winnie0 dijo...

Ojeo últimamente tu blog y me gusta...hoy el titulo de la entrada me llamaba...ha sido un "cuento frutero" muy cierto y muy bien contado...La verdad es que no sé cual es la solución....sí todos tenemos que comer...pero las leyes¿solo para unos pocos?...no lo veo...Besos y nos leemos

Ñandú dijo...

Mucha de esa fruta es robada, asi que ni impuestos ni gastos de producción, todo para ellos.

Felicidades por tu blog.

Stultifer dijo...

Hoy he comprado una caja de 2 kilos de cerezas en una "frutería ilegal" por 5 euros. Buenísimas, traídas directamente de su lugar de origen. El vendedor es un parado, padre de familia de dos hijos con deficiencias múltiples de movilidad y motricidad. Se gana un euro por caja vendida. Hoy ha ganado 30 euros.
Sólo hablas de gitanos y de marroquíes. Suena extraño.
Háblale a mi vendedor "ilegal" de impuestos y de legalidades, cuando aún no le ha llegado en años lo que le corresponde por la ley de dependencia.
Las cerezas: buenísimas.

danimetrero dijo...

... ;-) es muy facil dejarse llevar por los bajos precios sin importarnos la procedencia ni las consecuencias. Nos pasa a todos alguna vez

- Winnie0 y Ñamdu gracias por pasaros por aqui.

- Stultifer entiendo que pueda haber excepciones, pero más bien me refiero a los mismos de siempre que son los que quieren vivir sin leyes ni normas y solo tener derechos

Cecilia Alameda Sol dijo...

¿Quién compra en esos puestos de los que sabemos que no hacen controles sanitarios? Yo no conozco a nadie. Ni veo que tengan mucho éxito en ciertas zonas.

ROMO XIII dijo...

Estoy contigo, Dani. Salvo determinados casos disculpables, siempre son los mismos "listos" y encima les pagamos su atención médica o contribuimos a que tengan mejores servicios en su comunidad.Pero en parte la culpa no la tienen ellos, hay leyes que a quien corresponda, deberían hacer cumplir con más mano dura, más seguimiento y más control. Efectivos no faltan, ¿pero dónde están?
Como dijo el poeta: Hay cosas que no tienen remedio y esta debe de ser una de ellas.
Saludos.

pape dijo...

Casi nadie se resiste a ahorrarse algunos centimos en la compra. Si existen es porque hay demanda. Está claro que nos deberíamos concienciar en no comprar en estos puestecillos ilegales, porque a la larga nos perjudicamos todos.